Acerca del refuerzo de las políticas de seguridad para clientes remotos

Cuando se administran usuarios remotos, se toma alguna de las siguientes de posiciones:
  • Deje las políticas predeterminadas aplicadas, de modo que usted no impida que los usuarios remotos utilicen sus equipos.
  • Consolide sus políticas de seguridad predeterminadas para proporcionar más protección para su red, incluso si restringe lo que pueden hacer los usuarios remotos.
En la mayoría de las situaciones, se recomienda consolidar sus políticas de seguridad para los clientes remotos.
Las políticas se pueden crear como compartidas o no compartidas, y asignar a grupos o a ubicaciones. Una política compartida es una que se aplica a cualquier grupo y ubicación, y puede ser heredada. Una política no compartida es una que se aplica solamente a una ubicación específica en un grupo. Típicamente, se recomienda crear políticas compartidas porque hace más fácil modificar las políticas en varios grupos y ubicaciones. Sin embargo, cuando se necesitan políticas únicas y específicas de la ubicación, se necesita crearlas como políticas no compartidas o convertirlas a las políticas no compartidas.